A los deudos de quien en vida fuera

franco cocco, agustin ramon