A los deudos de quien en vida fuera

cañisa, nelida romilla dorotea