A los deudos de quien en vida fuera

paredes melgarejo, pedro armindo